MI  ABRIGO FUCSIA

Nunca me creí capaz de escribir, me parecía tan difícil y admirable a la vez.

Pero en 2013, algo surgió dentro de mí. Fue como un flash. Y me dije: Quiero saber de mí. Llegaba cuatro años buscando, pensando, acompañando a Hugo, y yo ¿qué?, por fin, comprendí que el niño seguiría su camino de superación y yo ya estaba haciendo mi papel con él. Pero para mí, qué, ¿no había nada más?.

Y como si alguien te diera la respuesta a la pregunta, sentí una frase “Escribe tu historia”.

Así me puse en el ordenador, y como si mis dedos fueran de otra persona, empecé a escribir, y cada día me surgían nuevas ideas, casi sin pensar, se escribían solas….y así  hasta el día de hoy que intento juntarlo todo y crear este libro.

En realidad este trabajo, se ha forjado durante casi nueve años, o quizás desde el día que nací, pero voy a centrar su inicio  en  el 2009 cuando estaba embarazada de mi segundo hijo.

Esa circunstancia y su nacimiento son el contexto, mi contexto. Y este no es ni más importante, ni más extraordinario que el de cualquier otra persona, que un día se levanta y su vida ha dado un giro de ciento ochenta grados.

Todos podemos tener ese día, ese momento, esa circunstancia que hace que ya nada vaya a ser igual.

Y que podemos hacer, llorar, si, lo que haga falta, pero no eternamente, la vida sigue y además te obliga a reaccionar. Es hora de dejar las lamentaciones y tomar conciencia,…a los tres días de saber que el niño traía una cardiopatía y que no sabíamos que iba a pasar, si viviría, si no, que complicaciones añadidas tendría,… me empezaron a surgir varias ideas en la cabeza,….

Una era:!venga hombre ya todo va a ser infelicidad!... me  niego a caer en el victimismo negativo,  no nos va a suceder ni el milagro de que no nos ocurra nada, de que todo haya sido un fallo ecográfico,  ni tampoco va a ser tan tan malo todo como para no volver a reír nunca más…

 

La segunda idea fue:“esta vida tiene que tener un sentido no creo que YO,  sea tan importante como para que todo me pase a mí y tan seguido….y me dije: Todo es por algo y Para Algo”, y esto me dio mucha paz y fuerza en el presente, mi cabeza dejó de imaginar futuros, se quedó en el segundo del día a día, en el presente, que es lo único seguro que tenemos.

 

De forma que casi todo el invierno 2009-2010 estuvimos en el Hospital.

En Diciembre, salí de compras con una amiga y me compré un abrigo, impermeable, con capucha y de color fucsia, que me acompañó en todas las idas y venidas diarias al hospital. No podía elegir otro color, pues a pesar de las circunstancias, por muy duras que sean estas, hay algo dentro de mí que no lo puede ver negro mucho tiempo. Así, de alguna manera el fucsia no solo me vestía por fuera, sino que emanaba de dentro de mí.

A todas las personas, en cualquier lugar del mundo, que vivían una vida corriente, de seguridad y confort, y que su vida cambió de forma radical, a  todas ellas les digo: Escribe Tú, tu Historia. No se la delegues a los demás,  ni médicos, ni políticos, ni jefes,  ni crisis económicas,… No, Tú eres el actor principal de la película de tu vida.

Mira hacia dentro de ti, se humilde y reconoce que en realidad todo tiene  un sentido, confía en ti mismo, te esperan cosas nuevas que descubrir, otras formas de vida, Si, otras personas que conocer y experiencias, conversaciones, diálogos que mantener.

Aquí comienza tu verdadera historia, adelante!!!

© 2018 Más Allá de las Fronteras

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now